El primer Papa latinoamericano en la historia fue ordenado el 13 de diciembre de 1969 y luego continuó su formación en España entre 1970 y 1971. Dos años más tarde, desempeñó su profesión perpetua como jesuita.

Entre 1972 y 1973, fue profesor de novicios en Argentina, en el puerto de San Miguel, donde también se desempeñó como profesor de la Facultad de Teología, consultor provincial de la Orden y Decano del Colegio. El 31 de julio de ese año, fue elegido Provincial de los Jesuitas en Argentina. Tenía entonces 37 años.

El 22 de abril es una fecha clásica en la que los jesuitas profesan sus últimos votos religiosos al final de un largo período de formación religiosa. Ese día de 1542, san Ignacio de Loyola ,fundador de la Compañía de Jesús– y sus primeros compañeros hicieron la profesión solemne en Roma después de la aprobación del Papa Pablo III de la nueva orden naciente.

San Ignacio de Loyola y sus compañeros hicieron su profesión ante una imagen de la Virgen María en la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma, que en ese momento era la Basílica Papal, ya que San Pedro todavía se estaba construyendo.

El Papa Francisco oró ante esta misma imagen al final de la misa durante su primera visita a la Basílica el 14 de abril de 2013, una semana después de asumir el cargo de obispo de la diócesis de Roma.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *