Steubenville, 15 de mayo. 19 /02:30 pm (ACI).- El diácono Drake McCalister, un antiguo predicador pentecostal, agradeció a la cadena de televisión católica más grande del mundo, EWTN, así como a su fundadora, la Madre Angélica, por ser indispensable en su conversión a la Iglesia Católica y en su próxima ordenación sacerdotal.

Drake, de 50 años, casado y padre de cinco hijos, será ordenado sacerdote el 21 de junio de 2019, después de casi 10 años de preparación; cuando la edad promedio de ordenación sacerdotal en los Estados Unidos es de 33 años.

El diácono recibió una exención de su obispo, el obispo Jeffrey Marc Monforton de la Diócesis de Steubenville,Ohio, para ser ordenado sin la obligación de ser soltero y de vivir el celibato. Casos como este son raros y ocurren con un riguroso análisis del clero, bajo ciertas circunstancias, como cuando alguien, que antes era un ministro anglicano o episcopal, se convierte al catolicismo y desea ser sacerdote.

En una entrevista con CNA – la agencia en inglés del Grupo ACI – Drake aseguró que Jesús lo llamó al sacerdocio y que esta «no es la primera vez que le ha pedido que haga algo radical».

Hace veinte años, el diácono era un joven pentecostal que pedía la guía de Dios a través de la oración constante. En ese momento, sintió el llamado de Dios a dedicar su vida y comenzó a prepararse en la denominación protestante.

Drake se casó, tuvo hijos, se graduó en teología y comenzó un período de 13 años como ministro pentecostal.

Sin embargo, en 1999, se sintió atraído por la Iglesia Católica a través del programa Catholic Answers Live de EWTN.

«Mi conversión) comenzó a través de la radio EWTN, que era mi principal fuente de información sobre la Iglesia Católica, realmente no conocía a ningún católico. No estaba de acuerdo con toda la teología, pero los presentadores eran creativos, evangelizadores, centrados en Cristo, conocían su Biblia. Nunca he conocido a un católico que tuviera todas estas cualidades antes», dijo Drake.

El entonces pastor pentecostal decidió seguir escuchando el programa, no «por el contenido», sino para averiguar si eran los únicos dos católicos entusiastas en la faz de la tierra».

«Cuanto más escuchaba, más me sentía atraída por la Iglesia Católica. Comencé a hacer mi propia investigación, leyendo documentos de la Iglesia, de los Padres de la Iglesia, de los Papas y de los Santos».

«Estaba menos interesado en lo que la gente tenía que decir sobre el catolicismo que en lo que el catolicismo decía sobre sí mismo en los documentos oficiales y en la historia de la Iglesia», dijo.

Después de estudiar durante cinco años y hablar seriamente con su esposa, la pareja decidió bautizarse en la Iglesia Católica con sus hijos en 2004. Drake también atribuyó su conversión a la Madre Angélica porque fundó EWTN.

Poco después, se mudaron a Steubenville, Ohio, y Drake se graduó en teología y catequesis de la Universidad Franciscana, donde ahora trabaja como coordinador de prácticas catequéticas.

Fue sólo en 2010 que el padre de la familia consideró convertirse en miembro del clero cuando su diócesis comenzó el primer programa de diaconados para diáconos permanentes.

«Quiero servir a la gente de mi parroquia, así que cuando se presentó la oportunidad de hacer el diaconado, me presenté. Pensé: ‘Eso es genial, puedo hacerlo siendo un hombre casado'», explicó.

Sin embargo, más tarde declaró que el Espíritu Santo lo llamaba a hacer algo más: «Me animó a decir que necesitaba hacer la pregunta de si estaba calificado para renunciar al requisito del celibato y así tener acceso al sacerdocio».

Drake explicó que «tales solicitudes se consideran caso por caso».

Más tarde, cuando su obispo confirmó que una renuncia podría ser posible en su caso, comenzó a considerar seriamente el sacerdocio y aseguró al director de su programa de diaconado que su «único deseo es ser obediente a Jesucristo».

«Por eso lo dejé todo», para «entrar en la Iglesia Católica, fue mi amor por Jesucristo, y el Señor está abriendo esta puerta y poniéndola en mi corazón. No necesito ser sacerdote como si estuviera cumpliendo algún tipo de deseo personal, mi deseo es simplemente ser obediente», dijo Drake.

Durante el proceso, mientras recibía permiso de la Santa Sede, oró y discernió, aproximadamente 10 años de preparación para ser ordenado.

Drake cree que su historia única y su historia vocacional le servirán como futuro sacerdote.

«Veo la vida, el ministerio y la Iglesia de una manera diferente, porque tuve que luchar con varias cosas para entrar en la Iglesia. Una de las formas en que difiere es mi deseo de evangelizar y llegar a las personas en las periferias», explicó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *